y alli empieza el otro examen: comprobar la destreza sobre dedos y idioma

y alli empieza el otro examen: comprobar la destreza sobre dedos y idioma

Luego esa mano se pierde asi­ como baja por la llano sobre su abdomen asi­ como despues sube por el interior sobre las piernas Con El Fin De corroborar la humedad de su vulva. Cuando el volcan femenino se convulsiona y desde su interior surgen gemidos y ruegos, seri­a la senal Con El Fin De lograr el clitoris, epicentro de el placer. Las dedos reptan decididos y ella los espera ansiosa. Las labios humedos se abren con delicadeza asi­ como se frotan con la caricia circular mas lasciva que alguien sea capaz sobre imaginar. El manual dice que el circulo se cierra en el clitoris, con masajes alternados, arriba y debajo y hacia los dos lados. Sorpresivamente la lenguaje reemplaza al dedo asi­ como su sensible punta golpea el clitoris como an una fragil campanita sobre cristal.

La urgencia sobre ella comienza a hacerse obvia en el movimiento natural de las caderas, cuando acerca su mano para acompanar la que le da placer asi­ como pide bio de ruta: le agrada que ese dedo la sorprenda asi­ como porten la humedad de su vulva en un trayecto lento de ida asi­ como dorso Incluso su ano, para estallar en el climax. Cambio sobre tercio Llego la hora de la penetracion. Justamente en el momento justo de terminar una quehacer total. Es el penultimo examen. En la actualidad existe que elegir las excelentes posturas para que se sienta completa: aquellas en las que el clitoris vibre igual que la cuerda sobre un violin. Su tronco esta expuesto y deseoso. Sus manos inmovilizadas no la dejan recibir la empuje.

Desea su placer. Sus extremidades inferiores se abren como un ruego. El varon se estira sobre su cuerpo, No obstante primero sobre penetrarla la somete an una tortura sobre besos en su rostro, sus labios asi­ como las pechos, que hacen bien incontrolable su emocion. El ritmo de las dos cuerpos se acopla, No obstante es el novio quien lleva el ritmo. Camino a transito, falto prisas. El buen amante conoce o intuye que la opcion mas conveniente es continuamente ir una velocidad por atras, que sea la novia quien pida mas. El segundo bandeja pasa an una postura mas intensa. Ella sigue pasiva, aunque no sometida: se permite elaborar, que nunca seri­a exactamente lo. Ella, acostada, pasa las extremidades inferiores a los dos lados de la cintura sobre el novio y las apoya en las muslos de el enamorado, acercando su vagina Incluso dar con el premio del pene que la espera.

El clitoris seri­a la clave, la ultima clave Con El Fin De develar los misterios sexuales femeninos

La fusion seri­a total y total. El clima crece con las caricias. Las dedos ensalivados del amante pellizcan suavemente las pezones sobre ella inclusive comprobar que alcanza el fascinacion, reflejado en su cara. El plato intenso Para designar el tercer bandeja, ya con el placer lanzado a tope, en la variedad puede permanecer el placer. Una actitud que le da an ella de mas grande dominio y que reparte placer por zonas iguales. La novia cabalga, primeramente al paso, despues al trote, Incluso que la excitacion la lleva a un galopada violento que permite temblar su clitoris. En aquellos casos un buen amante, permite realizar, lanza palabras que aumentan la pasion, entretanto las manos libres buscan las caderas de asistir en el movimiento. O un dedo travieso se escapa para frotar el clitoris, cuando el orgasmo ya es una tempestad.

La novia espera mas sorpresas

Un velocidades inesperado para el postre: penetracion por atras. Ella experimenta otras sensaciones. De pie, flexiona su talle hacia adelante hasta apoyar las manos asi­ como su busto sobre la mesa. El enamorado, llega por atras asi­ como frota con sus dedos la vulva Ahora lubricada, seguidamente la toma por las caderas de penetrarla poquito an escaso. Principal apoya su glande referente a sus labios vaginales y empuja levemente hasta que la novia, ansiosa asi­ como desbordada, tira las caderas hacia detras buscando la penetracion total. Bastante simple, en todas ellas se revela el secreto del climax: la estimulacion del clitoris, el roce intenso o leve, total o parcial. Determinados malos amantes inventaron la existencia de un caso climax vaginal. De este modo les ha ido en la vida.